El asesino

Hoy quiero compartirles un texto que escribí hace un año y medio, y quiero contarles cómo surgió.

Soy bailarina y maestra de danza, y para mí la danza es algo espiritual, es algo que cura el alma y que nos conecta con nuestro Creador. Y lo que soy, en el mundo espiritual, a pesar de que es lo más importante para mí dentro de todo los que se puede decir que soy, usualmente permanece oculto ante los que me conocen en el día a día. Pero yo tenía ganas de honrar a los muertos con la danza. Son parte importante de mi vida; soy “psicopompo” -esta palabrita dominguera es un tecnisismo de antropólogo que significa “un ser que ayuda a los muertos en su paso al más allá”. Lo soy, y es una parte muy imporante de mi escencia.

Hace ya unos ocho años, se presentó la oportunidad de hacer un performance en el Cementerio del Saucito, gracias a que mi mamá, aunque en forma distinta, ama también los cementerios, y ella estaba trabajando en el ayuntamiento, en Cultura, con un proyecto suyo en el que también participé, llamado “Museo Vivo”, que se realizaba de noche en el cementerio. Un recorte de presupuesto obligó a buscar opciones y entonces ella me ofreció hacer una presentación gratuita con mi grupo. Así que preparé un proyecto que fue justo como yo lo quería: honrando a los muertos, con danza, música, poesía, y algo que no fue teatro sino completamente vivencial y visceral, porque enfrenté a las personas de mi grupo con sus propios duelos, con su propia relación con la muerte y con sus muertos, aunque sabía que iba a doler; pero ese dolor fue liberador para los que participamos en el performance. Y para el público, fue curativo y liberador también; se sintieron identificados, porque todo lo que presentamos salió del alma.

Lamentablemente al salir mi mamá del ayuntamiento, ya no fue posible continuar con ese proyecto, y entonces yo pensé: quiero presentar algo en la antigua penitenciaria, -hoy Centro de las Artes-. ¿Por qué? porque mi familia y yo tenemos una relación histórica con ese lugar. Ahí fue donde fusilaron a mi bisabuelito, Fiacro Sánchez, lider cristero. Para nosotros él es un martir, un héroe, alguien que siempre hemos admirado, por dar su vida para que nosotros pudiéramos ser libres de creer. Así que yo quería presentar algo ahí para honrarlo a él y también a todas las almas en pena que, ya sea como expresidiarios o como víctimas, están relacionadas con ese lugar.

Y una noche tuve un sueño. Estaba un un patio triangular, de tierra. Era de noche. Había dos árboles jóvenes, delgaditos, de unos cuatro metros. Sabía que era la penitenciaría por la forma de las ventanas, pero nunca había estado en ese patio. Yo estaba sentada y entonces ví que empezaba un espectáculo; era mi grupo y era algo como el performance que hicimos en el cementerio. Entonces sentí acercarse a mí por la espalda a un hombre que me hizo sentir cansada y abrumada por la enorme carga que traía. Se me acercó, me dió un libro que decía “las razones del asesino”, y me dijo “tu puedes escribir algo para que haya menos asesinos”. El libro tenía palabras como “reconocimiento, respeto”, que pude ver mientras lo hojeaba. Y yo quería ayudarlo pero también quería que se alejara porque me estaba haciendo sentir mal, pero sé que cuando un muerto te hace sentir eso, es porque está proyectando lo que él está sintiendo, y necesita ayuda. Así que le dije “está bien, lo voy a intentar”. Entonces de pronto yo ya no estaba sentada enmedio del patio, sino encaramada en una viga que daba al patio, allá arriba del techo del segundo piso de las celdas.Y luego desperté.

Y estuve pensando por días qué escribir, cómo ayudarlo. Y seguía pensando en presentar algo en el Centro de las Artes. Hice una solicitud de espacio para presentar un performance. Me lo negaron. Pero yo sabía que un día se iba a poder; pensaba, e incluso le dije a mis alumnas: “yo ya pedí permiso; a mi bisabuelito, a las almas en pena, a los verdaderos dueños de ese lugar, y me lo dieron. Lo demás es un puro trámite terrenal; si no se pudo ahora, mas adelante será”. Pero en ese tiempo, ya tenía ésta página, éste blog; así que hablé con el asesino una noche, antes de dormir. Le dije: “Yo quería hacer ésto, presentar tus motivos, tus razones, las cosas que te hicieron ser lo que fuiste y que se pueden evitar. No se pudo ahorita, ya será mas adelante, pero por lo pronto, ¿sabes? yo escribo de todos modos. Y lo que escribo lo lee mucha gente, es en internet -ya sé que no sabes qué es eso, pero es algo que llega a mucha gente, pueden leerlo miles-; y he escrito ahí cosas que podrían evitar que la gente se equivoque; evitar que, sin darse cuenta, vayan entregando su alma al mal; la gente hace brujería, rinde culto a la “santa muerte”, que yo sé -porque ella me lo dijo una vez que me atacó- que es el mismo diablo, Satán. Yo lo pongo en mi página, y sé que esas cosas pueden evitar que algunos se hagan malos, así que quiero ofrecerte eso, y espero que ésto, pueda darte un poco de paz.” Luego me dormí, y volví a estar en ese patió; miré los árboles, las vigas, y dije “sí, es el mismo patio”. Y entonces me abrazaron; alguien invisible pero que se sentia lleno de paz, me abrazó por la espalda. Supe que era él. Y me dió mucho gusto.

Un año después volví a solicitar el espacio. Antes de llevar la solicitud a la oficina, estuve dando una vuelta por todos los patios, por si me daban chance de escoger un lugar, y entonces ví el patio en el que estuve en sueños. Las mismas vigas -es el único patio con vigas-… Los dos árboles, ahora mucho, mucho más grandes, centenarios; el piso ahora con jardin y adocreto. Era el mismo patio, solo que en sueños lo ví como él lo veía, como cuando estaba vivo. Me dió mucho gusto, porque aunque sé lo que soy y sé lo que veo, siempre es bonito recibir una confirmación así: estar en sueños en un lugar en el que nunca has estado, y luego verlo de día y ver que es como lo soñaste, se siente bien. Se agradece… 

Y, bueno, ésta vez, aceptaron mi solicitud. Hicimos el evento, cerca de día de muertos. Se llamó “Amor, muerte y duelo”. Fue un evento emotivo, emotivo, emotivo!! Lágrimas y agradecimiento de los amigos con difuntos recientes a las que invitamos. Alumnas, exalumnas, bailarinas amigas, amigos, familia, todos emocionados y sintiendose en contacto y en paz con sus seres queridos difuntos. Fue increíble. Y en ese performance incluí un número dedicado al asesino. Fue sólo el texto, con proyecciones de fotografías de presidiarios de hace cien años. Escribí el texto. Mi papá, que tiene una voz grave, de barítono, muy bonita, lo grabó, y me hizo también unas correciones de estilo. Y me gustó mucho.

Hoy, hojeando libretas, lo encontré otra vez, y quise compartirlo. Y aquí está:

“El asesino”

“Puedo decir que tuve razones para ser lo que fui, pero no quiero justificarme. Sólo quisiera que mis palabras pudieran ayudar a que algunos fueran menos como yo.

“La vida me trató mal. La gente me trató mal. Y me volví un resentido. ¿Saben en dónde encontré el respeto?, ¿saben en dónde encontré el amor y la felicidad que buscaba? Cuando empecé a hacer las cosas que no estaban bien. Y lo que es peor, por mi propia desición. Sé que pude haber actuado diferente, ahora lo veo. Dios Creador no es culpable. Convertirme en criminal fue mi desición; ese es el sentido de la libertad. Opté por el camino equivocado, ahora los sé. Pero creo que hubiera sido distinto de haber tenido el respeto de otros, en vez de agresión, desprecio y burlas; si, en su momento, hubiera tenido la oportunidad de ganarme la vida honestamente.

“Sé que causé mucho dolor. Arrebaté a otros el fruto de su trabajo; arrebaté a otros la vida para sentirme poderoso, y fue muy egoista, pues compré mi felicidad con las lágrimas de mucha gente.

“Hoy estoy aqui, penando, no sé hasta cuando.  A algunos se los llevaron las tinieblas, se los tragó el abismo; otros han penando aquí, por largo tiempo, en vida o en muerte; y algunos se fueron ya. Yo aún tengo deudas que pagar. Creo que no me iré hasta que llore todas las lágrimas que causé en otros. Y sólo entonces, sólo entonces, tal vez, pueda alcanzar el perdón.

“Hice daño para comprar una felicidad efímera, pues ¿qué es la vida comparada con la eternidad?. No soy feliz ahora. Pero pensar que mis palabras puedan hacer algo para que haya menos asesinos, quizas pueda darme un poco de paz. “Elegí el modo de vida equivocado. No lo supe hasta que era demasiado tarde. Al final siempre pierdes, aunque te hagas rico, famoso o poderoso. Al final, siempre te vas con las manos vacías”(1)”. 
(1)Éstos tres últimos renglones son cita de un excapo del narcotráfico en Estados Unidos).”

 Y éste es mi texto, que escribí por encargo. Mío y de quien me lo encargó, y de ustedes, los que lo leyeron hasta el final. “El asesino”…

Sara Helga Arredondo R.

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. manuela natividad rodriguez
    Abr 05, 2013 @ 07:11:32

    Muy bello e importante trabajo.
    Vivimos pensando que sòlo existe lo que vemos o tocamos,pero hay una dimensiòn paralela,donde moran los que se fueron,y muchas veces,como en este caso,no pueden trascender el umbral por las cargas que arrastran.
    Ayudarlos en su paso hacia aluz es una de las tareas màs bonitas que puede ahcer un ser vivo.
    Que Dios te siga dando esa fortaleza y claridad para accionar ,en pos de una tarea bendecida.

    Date: Fri, 5 Apr 2013 05:41:07 +0000
    To: marialao87@hotmail.com

    Responder

  2. edith112104
    Abr 05, 2013 @ 09:07:15

    Gracias por compartir es muy bonito todo lo que haces, yo tengo muchos sueños, pero la gente me dice que no crea en eso!😦 que los sueños son mentira y bueno no te hago largo el cuento ami me encanta todo tu trabajo,nos vemos y muchas Bendiciones para ti.

    Sent from my iPhone

    Responder

  3. Cristopher
    Abr 05, 2013 @ 10:29:28

    Hola Sara queria pedirte una favor, hace poco soñe que estaba en una casa bien blanca y muy moderna baje del segundo piso al primero como entrando a la cocina pero como que depronto se oscurecio todo pero ahi quedo mi sueño espero tu respuesta gracias

    Responder

  4. Jaime Alonso
    Abr 05, 2013 @ 12:07:22

    Hola,
    En las terapias de perdón que hago, me he encontrado con almas del purgatorio que no han podido lograr subir a los cielos por sus pecados cometidos, a algunos he logrado que Dios los perdone y les abra los cielos, pero otros tienen que seguir pagando espiritualmente sus culpas, por eso hay que orar por esas almas que estan en el purgatorio.
    Me encanto tu comentario del asesino y en nuestro libre albedrio, nosotros escojemos si seguimos lo mundano que esta dirigido por satan o lo verdaderamente espiritual y en el cual, contamos con el total apoyo de Dios, allí podemos vivir disfrutando la vida con sus chistes, fiestas y demás, pero amandonos primero nosotros y despúes al projimo, como El nos ama.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: