Suicidio… (qué hago aquí…?)

Suicidio… le dicen la puerta falsa. Pero no es una elección sencilla. Nada glorioso ni heroico tampoco, pero no es sencillo.

El problema con el suicidio es que quien lo hace no se da cuenta de que, en realidad, sí hay alguien a quien le importa, que en realidad a alguien le dolería si él o ella faltan. El suicida piensa: El mundo y tu estarán mejor sin mí.

El suicida es una persona que se siente sola, siente que a nadie le importa, que nadie le ama, que si mañana no despierta nadie se dará cuenta, nadie llorará, a nadie le hará falta; que su vida no tiene sentido ni utilidad, que lo único que ha dado a las personas que ama son problemas, preocupaciones, que los ha decepcionado; que sólo consume inútilmente oxígeno, alimento, espacio, que no merece existir, que ha decepcionado hasta a Dios.

De primera mano lo sé, soy una persona que ha tenido etapas de extrema depresión, y etapas de pensamiento suicida. Uno no siempre es es lo que una u otra persona espera que sea, uno no siempre es lo que la sociedad espera. Pero, nadie tiene por qué definir lo que “deberías de ser”, física, mental o económicamente, la persona que “deberías de ser”, los logros que “deberías” tener a tal o cual edad. Todos somos diferentes. Sentimos, pensamos, expresamos, maduramos, crecemos y superamos los problemas de forma diferente, aunque la sociedad insista en imponer un standard de lo que “deberías ser.” Esa presión social hace que uno se cuestione qué está haciendo aquí, para qué existe, y que piense que su vida no tiene sentido.

¿Conoces a alguien que se haya suicidado? ¿cómo te hizo sentir? ¿te sientes molesto con él o con ella por haberte abandonado, por no haber pensado en ti, en cómo te sentirías?. Te pido una cosa: perdona. Esa herida necesita sanar, en ambos. Trata de entender que una persona que se siente así como el o ella se sintió antes de hacerlo, está sumergida en una espiral de pensamientos negativos de la que es muy difícil salir. Y pensó en ti, seguro que lo hizo: pensó que estarías mejor sin el, o sin ella.

Perdona, habla con el o ella en tu corazón, sana la herida, cierra el ciclo; ayúdale a descansar. Lo más seguro es que se haya dado cuenta de su error hasta después de haberlo hecho, que esté vagando, llorando, y estará así hasta que tú le perdones. Se equivocó, es cierto, y ya no se puede reparar. Pero está sufriendo también, y ambos necesitan sanar. Toma la iniciativa y sana la herida, por los dos.

Si tu estas leyendo esto más bien porque te sientes así, con pensamientos suicidas, espero te ayude leer que no eres el único al que le ha pasado, observar desde afuera y darte cuenta de esa espiral de pensamientos negativos que te ha tenido atrapado, y, ya sé, todo pensamiento negativo es rebelde y necio, no deja que lo suplantes por otro, pero piensa: son mentiras. Sí le importas a alguien, sí hay alguien que te ama. Tal vez la persona que tú quieres que te ame no lo hace, pero hay otras que sí. No podemos controlar lo que pasa en el corazón de los demás y así es la vida para todos: la persona que amamos no siempre nos va a amar. Ámala en libertad: desea su bien, desea que sea feliz aunque no sea contigo. Duele, si, pero es la única forma de estar bien tú, con o sin su amor. Y mereces estar bien, créelo, mereces vivir. Y no te preocupes por los “deberías ser”. ¿Qué si eres exactamente lo contrario de lo que se espera? no naciste para ser copia de nadie; sé lo que sientas sin preocuparte de si encajas o no con un patrón; los patrones y estándares de lo que “deberíamos ser” no sirven de nada, sólo crean frustración, tíralos a la basura.

Si no eres suicida ni conoces a un suicida, si eres sólo una persona “normal” rodeada de personas “normales”, piensa: las personas con extrema depresión y pensamientos suicidas, por lo general, no lo cuentan. Sufren en silencio, disimulan, esconden su dolor detrás de una sonrisa. Piénsalo, y trata de  siempre, siempre, ser bueno con la gente, con quien sea; haz sentir a todos que valen, que importan; sonríe a los extraños en la calle; a las personas que amas, demuéstraselos, díselos, haz que lo sientan. Puede que salves su vida. Puedes salvar una vida con una sonrisa. No lo dejes para después.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. yo
    May 29, 2017 @ 21:16:32

    Hoy vino a mi mente un recuerdo que me perturba un poco. Me perturba porque, después de una presentación con tu grupo de danza en una plaza, si te dicen que una muchacha quiere hablar contigo, supones que es para preguntar por las clases; pero ésto fue lo que me dijo: “Maestra, hoy iba a ponerme una pistola en la cabeza. Pero salí a caminar, y las vi bailar, y me hicieron sentir ganas de vivir otra vez. Gracias!”. Espero que ella esté bien y qu sea feliz, y agradezco a Dios el haber tenido la oportunidad de influir en una vida de esa manera.

    Responder

  2. Ana
    May 30, 2017 @ 04:54:21

    Hola Sara, no sé cómo contactar contigo. Resulta que me van a extinguir el correo, a otro. Cómo puedo ponerme en contacto contigo, para cambiarlo. Porque al que me llegan tus entradas, ya no va a estar operativo. Ya me contestas cuando puedas. Muchas gracias. Te adjunto el nuevo correo. Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Si te suscribiste a éste blog y no estás recibiendo notificaciones, checa tu carpeta “spam” o “correo no deseado”

Si tu correo es de hotmail o live, checa la subcarpeta “others” en la carpeta “inbox”.

Selecciona alguna notificación de éste blog y da click en “always move to inbox”, o en “always move to focused” (en hotmail y live) para continuar recibiéndolas.

Lavado tradicional árabe de alfombras, y mas servicios especializados de limpieza (En San Luis Potosí)

Limpieza de obra, lavado de pisos, muebles, autos, autos, alfombras y albercas
A %d blogueros les gusta esto: